domingo, 16 de marzo de 2008

Anécdota: Y a "Satanás" le hicieron OUT.


En 1952, habia un muchacho, que jugaba muy bien a la pelota. Le decian "Satanás".
Cierta vez habia un juego en el estadio VenOil de Las 40. "Satanás" va al bate, la cuenta 3 y 2 con 2 hombres en base. Si metía Home Run, ganaban el juego.

"Satanás" batea un doble, pero se arriesga y corre a tercera. Al llegar se tira de cabeza y la bola viene llegando. Se levanta un polvero. No se ve la jugada. "Satanas" se levanta y corre al Home y anota la carrera. Mientras tanto, en tercera seguían buscando la pelota.

El Umpire, se pregunta, como es que "Satanás", se fue al Home, si no le dieron la seña, y como sabía que el tercera base no tenia la pelota.

El umpire se va al Dogout y le dice a "Satanás" que vacie los bolsillos. Y alli salió la pelota.

Resulta que al tirarse de cabeza, iba con las manos delante y la pelota cayó directamente en su mano, no en la del Tercera Base, pero con el polvero que se levantó, nadie vió. Y cuando corrió a Home nadie se percató de que llevaba la bola en la mano, y despues la metió al bolsillo.

El umpire cantó Out y anuló la carrera de "Satanas".

Que tal?

Rafael Rangel

Anécdota: La Requisa del Bar Cabimas

Por 1964, estan en Bar Cabimas, varios de los asiduos visitantes, entre ellos Agustín Gañango y su compadre "El Mocho" Ollarves. Le decian "El Mocho" ya que le faltaba parte de un brazo, y lo sustituia un prótesis de madera. "El mocho", siempre tenia esa prótesis en el bolsillo. Y daba la impresión cuando estaba de pie, de que tenía la mano en el bolsillo del pantalón.

El asunto es que llega la policia para hacer una revisión. Agustín que era un echador de broma, le susurra a un policia, señalando al mocho: "Ese tipo esta armado, es peligroso, en el bolsillo tiene el arma".

El policia le grita al mocho: "Usted, levante las manos!!". El mocho levanta solo una.
Agustín le susurra al oido al policia: "se fija? tiene el arma en el bolsillo, ese no se va a entregar"

El policia le grita al mocho: "Le dije que levante las manos, saque lo que tiene en el bolsillo"
El mocho, ya asustado y casi sin voz le dice casi en un susurro: "Mi manos es artificial..."

Agustín le dice al oido al Policia:"Que te dije? dice que no la hace caso al oficial..."

Ya el policia se le va pa'encima al mocho, quien acaba de escuchar lo último que dijo Agustín y saca el brazo con fuerza del bolsillo, por lo que la prótesis de madera salió volando por el bar y pega en la rocola.

Y el mocho grita: "Coooño!!, que soy mocho, y mi mano es artificial, y esas son jodederas de mi compadre Agustín"

Lo salvó la campana.

Rafael Rangel

Anécdota: Paráte vos.... No mejor paráte vos.....

En la década de 1950, en el Cine Cabimas, se presentaban durante el dia, encuentros de boxeo.

Cierto día, se presentan dos contrincantes, pero la pelea habia sido arreglada, independientemente, por cada boxeador.

Comienza la pelea, golpes, y en una de esas, los dos se golpean el mentón y caen en la lona. El referí comienza a contar: 1, 2.... Y un boxeador acostado en la lona, abre un ojo y le dice al otro: "paráte vos...." y el otro respondia casi sin mover los labios: "No chico, mejor paráte vos".

El referi escuchó, y esa noche los dos boxeadores pasaron la noche presos en la jefatura civil.

Chico, habia de todo en Cabimas.

Rafael Rangel

Anécdota: Se descubre la picardía..... en el dominó

Por 1950, el Bar Cabimas, propiedad de Eugenio Borjas y administrado por Pedro "Chicho" Partida, quedaba en la avenida principal frente al hoy Banco Provincial. Lo llamaban algunos "El Bar de los Intelectuales", ya que no habian mesoneras ni se permitían borrachos. Se solía ir a jugar Dominó, y tomarse unas cervecitas.

Asistian cotidianamente Aquiles Vale Ferrer, Los Hermanos Piña, Cheo Esparza, "El Griego", Agustín Gañango, "Chepe" Durán, "El Mocho" Ollarves, entre otros.

Estos asiduos jugadores hacian parejas para el dominó. "Chepe" con "El griego" y Agustín con su compadre "El mocho" Ollarves.

"Chepe", estaba de acuerdo con "El griego" para cuando vienera un cierre, se pisaban un pie, si estaban bajitos en puntos.

Por supuesto, ganaban a menudo. Hasta que Agustín, captó la seña.

Un día, en un juego, Agustín está bajito en puntos, tenia muchos blancos, y la cierra la tenia "Chepe". Agustín pisa un pie de "Chepe" y este dice: "Bueno, este juego se cerró." Y lanza la ficha para el cierre. Al voltear las pintas y verse perdido empieza a discutir con "El Griego":
"Chico, por que me pisastes?" - "Yo no te pisé."
"Que si", "Que no". Sin darse cuenta de que el resto de los jugadores estaban escuchando.

Y así, se descubrió, porque eran invencibles, en Dominó, "Chepe" Duran y "El Griego".

Vale decir que "Chepe" Durán era hermano de mi abuela materna.

Rafael Rangel

Anécdota: A jugar pa'l muelle


Por alla en1945, al muelle de Cabimas, que estaba por los lados del Centro Cívico, llegaban las piraguas que traían mercancias y contrabando . Estas mercancias eran descargadas en el muelle, que se adentraba varias decenas de metros en el lago. Para sacarlas, se habia instalado una pequeña vía ferrea, en la cual se colocó un carrito que era halado por burros, como se ve en la foto de la izquierda. Este carrito después, ya en los 50, se sustituyó por uno más moderno como el de la foto de la derecha, que no necesitaba animales sinó, con la fuerza de los hombres a través del balancin.

Los zangaletones de la época, se iban, cuando el muelle estaba vacio, a jugar con el carrito, al que llamaban "La Gata". Lo hacian ir hacia el muelle y luego hasta la orilla. Esa era su diversión. Pero ese balancin requeria fuerza. Imaginate entonces esa pila de muchachitos, en pantaloncitos cortos de caqui, dándole duro, encaramados en el balancin, para mover a "La gata", bajo el sol de 1950, y al cansarse, tirarse a las cristalinas y frescas aguas del Lago.

Que privilegio.

Rafael Rangel

Anécdota: Andá pa' la Philco

Cierta vez, alla por 1961, estaba el "Flaco" Rafael, trabajando en la Funeraria "La Económica" de Luis Bucobo. Esta quedaba casi al lado de lo que hoy es el Banco Provincial, en la avenida principal.

Un dia, a Luis se le quema un tubo de vacío de su radio, y le entrega al "Flaco" la pieza dañada para que la lleve de muestra y le dice: "Andá pa' la Filco, y me traeis uno nuevo" y le dá el dinero. Hay que anotar que se pronuncia Filco y se escribe Philco. Esta tienda quedaba muy cerca de la funeraria.

Como dos horas después se aparece el "Flaco", todo sudado y sin la pieza.

"Que pasó?", pregunta Luis y el "Flaco" responde:"Señor Luis, yo no consegui esa tienda, y mire que me recorri todo el centro. Lo que más se parecia era una tienda que se llamaba pichilco".

"Serás pendejo" le contestó Luis, "Esa era... Así se escribe Filco....."

Rafael Rangel