sábado, 21 de enero de 2017

La Vereda

Ubicado en la avenida principal de Cabimas, entre callejón El Chispero I y II se fundó en la década 1930 aproximadamente. Se dice que es uno de los sectores más antiguos de Cabimas. 

Estas casas en un inicio fueron fabricadas en madera, con el tiempo se deterioraron, y por tal motivo sus dueños comenzaron a remodelarlas cambiando la estructura original. 

Este sector se caracteriza por tener una cruz de madera grande, la cual veneraban sus pobladores todos los 3 de mayo; la llamaban cruz verde porque siempre estuvo pintada de ese color. La cruz permaneció en el lugar hasta hace poco tiempo, ya que personas ajenas a la comunidad la arrancaron y destrozaron. 

Para los lugareños este es un sitio histórico, ya que existe desde antes de la construcción de las instalaciones de la empresa petrolera. Se dice que el barrio fue fundado por la familia Leal.  

Instituto de Patrimonio Cultural (IPC)

El Centro Histórico de Cabimas

Se fundó el 24 de octubre de 1989 por los señores Humberto Ochoa, Pedro Estrada e Israel Vicuña. La institución tiene como principal objetivo investigar y divulgar la historia local. En 1991 organizó el 1er Congreso sobre la historia de Cabimas; y entre los años 1992 y 1993 el 1er y 2do Encuentro de Cronistas de la Costa Oriental del Lago.

Es importante señalar que este organismo ha publicado varios libros sobre la historia local y regional, entre ellos Resumen del Primer Congreso, Estampas de Cabimas y Memorias de un cabimero. Para 1998 la Academia de Historia del estado Zulia lo acreditó como Centro Histórico único en todo la región. En el año 1999 logra conseguir un documento en el Archivo General de la Nación donde se señala la fecha exacta de la fundación de Cabimas. Igualmente ha participado en diversos congresos y seminarios de historia.

La comunidad valora el trabajo de la Junta Directiva del Centro Histórico de Cabimas, por cuanto es la única institución que brinda información completa y fidedigna sobre la historia local.


Instituto Patrimonio Cultural (IPC)

Historia del Sector Ambrosio

Se dice que el nombre de este sector se debe a que por allí pasó el conquistador alemán Ambrosio Alfinger, cuando sólo existían aldeas indígenas ribereñas y lacustres; y que posteriormente fueron pobladas por el mestizaje.

A comienzos del siglo XX estaba conformada por seis calles muy largas, trazadas desde el final de la calle El Rosario hasta el espacio ocupado hoy por el Hospital de Cabimas. Está ocupado por familias con oficios y ocupaciones bien definidos: pescadores, conuqueros, criadores tradicionales de ganado vacuno, caprino y porcino. Después se produjo la unión de esas familias con margariteños, andinos y falconianos. Igualmente esto ocurrió en la Costa Oriental del Lago, ya que llegaron atraídos por la actividad petrolera.

El Ambrosio original fue construido por los Freites, González, Bermúdez, Matos, Ochoa, Piña, Antunez, Fernández, Perozo Suárez, entre otros.

Instituto Patrimonio Cultural (IPC)


domingo, 15 de enero de 2017

El Banquito de la esquina


Esta imagen la tome del grupo "Cabimas de ayer en fotos" de facebook, y me hizo recordar que en mi adolescencia en la década de 1970, los jóvenes vecinos de la calle 11 de la urbanización Las 40, donde yo vivía, solíamos reunirnos en la esquina de la calle a conversar, jugar, etc.

Tal cual como esta en la imagen, nos sentábamos a planificar el juego de béisbol con pelota de medias, del siguiente sábado, o que tocaba jugar "fusilado" o "escondido" en casa de algunos de los vecinos, o la competencia de metras.

Los muchachos eran Albery Jimenez y su hermano Ashley, Ender y su hermano Franklin Rojas, Esbelio "Kike" Sandrea, Andrés Salazar, Willy Hernández, Gustavo Vicuña y sus hermanos, Mervin Oviedo, "Beto" y "Fando",  mi persona y varios más.

El liceo Hermágoras Chavez, tenia varias banquetas de cemento, que utilizaban sus alumnos. Una de ellas estaba floja y no bien instalada.

Una mañana, cuando mi papa me llevaba a clases al colegio, pasamos por la esquina y vemos la banqueta "Sembrada" allí con cemento.

De allí nació la "Esquina del Banquito", conocida solo por los muchachos que solíamos en las noches ir a sentarnos allí, a soñar con nuestras prioridades de adolescentes. A veces pasaba "Papabuelo", el abuelo de los Jimenez y se sentaba allí con nosotros, con su cuatro, y cantaba algunas canciones o nos contaba cuentos (Varios de estos cuentos están en este blog bajo la etiqueta "Cuentos").

El banquito estuvo varios años en esa esquina, desentonando totalmente con el urbanismo planificado. Cualquiera que pasaba y veía ese banco en esa esquina le buscaría el sentido y pensaría en el loco Arquitecto que tenia en su diseño un banco en una esquina.

Un día llego la alcaldía a reasfaltar las calles, y rehacer aceras y brocales, y al finalizar los trabajos el banquito ya no estaba.

Se fue el compañero de nuestras reuniones nocturnas y símbolo de nuestra adolescencia.

Rafael Rangel

INDIGENTES BORRACHITOS Y PERSONAJES POPULARES.

Las ciudades se hacen celebres por su historia, por sus monumentos, por sus iconos, o por aquellos personajes que dejaron una huella imperecedera en la memoria historia, los cuales pudieran ser hombres o mujeres notables, pero también personas comunes, entre ellos aquellos que deambulaban por la ciudad y que se hicieron celebres por su particular forma de vestir y por su particular forma de ser.

En Cabimas se ha hablado de hombres celebres de connotados méritos, pero no hay que olvidar aquellos personajes populares, que a pesar de no haber llevado una vida ejemplar marcaron una referencia, que sin duda identificó a la ciudad y que formaron parte de la memoria histórica de Cabimas.

En las adyacencias del pasaje Sorocaima, antiguo centro comercial ubicado en lo que es hoy la plaza Bolívar, y mercado popular enmarcado en el mismo lugar, allá por los años 60 y 70, se daban cita a diario una cantidad de personajes, que con su particular actitud formaron parte del acervo cultural y folclórico de la región.

De esos años se recuerda al célebre Pingüino, un pequeño hombrecito que le dieron ese nombre debido su forma inclinada de caminar y por su manera de vestir al usar un flux grande que le llegaba hasta las rodillas. Por lo general se la mantenía en los velorios y vendía billetes de lotería vencidos y cuando lograba realizar una venta decía “el que cayó cayó”.

Había otro personaje al que llamaban "Culebra boba". Este pobre hombre padecía el mal del sambito y a veces se le aceleraba tanto que se desbocaba y empezaba a correr sin control llevándose todo a su paso, hasta que finalmente se estrellaba contra lo que fuera y de esa forma era que se detenía.

Otro personaje lo llamaban "todavía", pero que en realidad se llamaba Tobías, pero al mencionarlo como todavía se enfurecía. Por esa tontería se ponía bravo y comenzaba a pelear y a insultar con palabras soeces. La gente se las ingeniaba para hablar cualquier cosa que mencionara la palabra todavía con el objeto de molestarlo.

Había dos mujeres que solían emborracharse, a una la llamaban "la ampolleta" y a la otra "la escopeta". "La ampolleta" se ponía a llorar y corría al ser amenazada con una inyectadora. Ésta pobre mujer parió varios niños de diferentes borrachitos que la tomaban aprovechando su embriaguez, debido a que a esa inyectadora sin aguja no le tenía miedo pues disfrutaba mucho según contaban.

"La escopeta" era una mujer muy alta y delgada por eso le dieron ese nombre, siempre andaba borracha.

Otra mujer bastante conocida fue la que llamaban "La puyona", una meretriz exprés que frecuentaba los lugares abandonados, a la que solían hacerle cola por lo barato de la tarifa.

El llamado "Satanás" fue un siniestro personaje que fue declarado enemigo público número uno por sus muchos delitos. Solía vestirse de mujer y era experto en arrebatones.

Se conoció también a una viejita de baja estatura a la que llamaban Anita "la manicera", ésta señora se maquillaba de forma exagerada y vendía maní en el cine internacional.

Estaba otra mujer también muy pequeñita llamada la"medio metro", a ésta pobres señora le daban ataque de epilepsia y la gente se aglomeraba sin saber que le sucedía.

Otra ancianita que solía vestir de negro llamada Barbarita proveniente del barrio Tierra Negra solía recorrer el comercio y cuando un chistoso le daba algún dinero para molestar un turco, esta lo tomaba de sorpresa por detrás y abrazándolo le hacía un movimiento similar al baile del perreo. Eso era un gran espectáculo callejero.

Había un borrachito indigente llamado "cuatrocientos", le daban ese apodo debido al peso del bulto de mercancía que lograba cargar sobre sus hombros para el comercio, el cual según el pesaba 400 kilos.

"El negro Camejo", otro borracho, también se dedicaba e asa faena y en tiempos de San Benito, al igual que "400" tocaban el requinto, tambor principal de los chimbangueles. Ambos murieron ahogados en el lago.

También hay que recordar a Ali, el llamado camarada, el cual solía barrer dos calles del casco central. El pobre hombre no era normal y tiempo después fue encontrado ahorcado en un árbol del parque Bolívar.

Otro pequeño hombrecito al que llamaban mondongo estaba entre los más populares, sin dejar de mencionar al loco Julio y el llamado bolivita.

Uno de tantos borrachos, no recuerdo su nombre, se encontraba caminando por el lodazal que se formaba cuando llovía por las calles de mercado viejo y más o menos diagonal a puesto de chicha de Vicuña resbaló y cayó sentado. El hombre se puso de pie y enseguida se tocó el bolsillo de la parte trasera donde llevaba una botellita de cocuy y sintiendo que un líquido le recorría la pierna dijo “Dios mío que sea sangre” Otros personajes hicieron vida en los diferentes sectores de Cabimas y el lector que los recuerde bien podrá exponerlo.

MEMORIAS DEL PASADO
Relatos históricos de Cabimas.
Nestor Luis Pérez Borjas


La "Loca" Petra..


Personaje de Cabimas. Petra. La apodan "La Loca", pero de eso.. nada.

viernes, 13 de enero de 2017

Los dorados 80 en Cabimas

Hablar de los 80 en Cabimas es hablar de cómo el distrito se convirtió en municipio. Es pasearse por la historia en la que un pueblo se abrió paso a la evolución. Uno de sus protagonistas y que apostó a su desarrollo es Moisés Leiva Silva, director de Radio Libertad 620AM. Elocuente, a sus 58 años aún posee una voz gruesa y pausada. Vanguardista en los negocios. Añora el otrora y a los que ya no están. Para él, los dorados 80 abrieron paso al auge económico en Cabimas y, obviamente, que el crecimiento de este noble pueblo se convirtió en la mejor época para la radiodifusión.

En ese entonces solo había dos emisoras en la localidad: Radio Cabimas y Radio Libertad, pero a su juicio la que él dirigía era la de mayor prestigio. Poseía los equipos con mayor tecnología y para los costeños era el medio más inmediato y de rápido alcance. Queda en la avenida El Muelle, en plena avenida principal del casco central y es vecina de la Plaza Bolívar. Lo acompaña el alboroto del área comercial, el repique de las campanas de La Catedral y el resonar de los tambores cuando sale la procesión de san Benito de Palermo, cada 27 de diciembre y 6 de enero.

“En la Plaza Bolívar, todas las tardes, nos reuníamos el obispo (Marcos Tulio Ramírez), los políticos y yo a disfrutar de un café o de un helado en la heladería Royal. Yo era soltero y también detallaba a las mujeres bellas que se paseaban por el lugar. Conversábamos sobre el acontecer y la prosperidad de la época”.

En esa década, Leiva se convirtió en presidente de la Feria Virgen del Rosario. Fue organizador del evento que concentraba todos los sectores y el mayor número de espectadores. Octubre era la fecha más esperada y él tenía la responsabilidad de su éxito. También se convirtió en diputado al Consejo Legislativo y presidente de la Cámara de Radiodifusión.

Y finalizó su entrevista con una sonrisa bañada en satisfacción. “Hace poco fui a comprar un ganado y un señor, de una zona rural de Cabimas, al escuchar mi nombre me dijo: 'Déjeme verlo de cerquita porque no tenía el honor de conocerlo en persona. Déjeme correr y buscar los lentes para verlo de cerquita'". Y concluyó: “A través de la radio te relacionas y la idea es sumar y no restar”.

Siempre recordado  El Pájaro Azul

Otro personaje de la época es Alberto Castro, conocido como el popular Al Castro, el Pájaro Azul, su seudónimo sobrepasa las fronteras del occidente venezolano. El renombre se lo debe a la móvil de noticias donde ejerció su mayor pasión. Conversar con él es como leer un libro lleno de anécdotas, pues en su memoria guarda celosamente cada recuerdo no solo en lo personal, sino sobre la evolución de Cabimas, la tierra por la que apostó a ser partícipe de su desarrollo.

Cuando comenzó a hablar de la década de los 80 recordó al obispo Marcos Tulio Ramírez. Dice que Cabimas le debe el  entusiasmo que inyectó a los miembros de cada sector para reclamar lo que por derecho les correspondía.

Nació en Coro. Perteneció a la Guardia Nacional, pero su pasión por el periodismo y la locución lo desvió de las filas verdes. En una hoja de libreta, de esas que utilizan los periodistas, escribió con letra legible y corrida que en la década de los 80 “tuvo la suerte de cubrir los momentos más históricos que ocurrieron en la Costa Oriental del Lago”. Mencionó la construcción del bulervar costanero, corredor vial Pedro Lucas Urribarrí, activación del Centro Cívico de Cabimas –a su juicio el más completo del mundo-, creación de la Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt.

“Los 80 fueron los mejores para Cabimas, los dorados. La palabra clave de ese entonces fue auge”. También recuerda con beneplácito la entrevista que le hizo al candidato presidencial Carlos Andrés Pérez.  “El 'Gocho' preguntó a los que lo rodeaban cuántos Al Castro habían porque vi uno en el aeropuerto (que quedaba en Mene Grande) y otro en el Centro Cívico en Cabimas. Mientras ellos guabineaban, conversaban y saludaban, yo corría hasta El Pájaro Azul y me venía esmollejao hasta el otro punto de encuentro. Estaba en todas partes. Esos tiempos fueron de oro”.

Ahora cuenta con 78 años y las ganas intactas de seguir defendiendo los intereses de la ciudad que lo vio crecer. Ya no se monta en El Pájaro Azul. Estudia la cristalización de otros proyectos, siempre en la radiodifusión.

Formaban un alboroto, al llegar la paridera

El nombre de la mujer de tez blanca y ojos claros, quien ayudó a traer al mundo a más de cinco mil niños e incluso a los primeros siameses de Cabimas, se inmortalizó luego de que el gaitero Neguito Borjas la enalteció en el verso III de la gaita Punta Icotea, en 1987. Formaban un alboroto, al llegar la paridera. Y era Margarita Soto. La comadrona más buena.

El tarareo de la gaita retumbó los recuerdos en centenares de hogares costeños. Pero el nombre de Margarita Soto ya no era  solo una expresión para referirse a la comadrona, pues en los 80 una lesión en el brazo le hizo retomar su amor por las artes y su nombre no dejó de tomar fuerza.

En sus pinturas narró motivos cotidianos, sucesos de su entorno, las fiestas religiosas, las ferias y los temas históricos. Su trabajo  se caracterizó por la presencia de niños y en sus cuadros  predomina el uso de los colores puros, especialmente el azul y el amarillo, con los cuales lograba matices que le imprimían una atmósfera de júbilo a las escenas descritas. Falleció el 10 de octubre de 1994. Cuatro años después de su muerte fue inaugurada la casa museo en su honor.

Blog para visitar

Rafael Rangel es el hacedor del blog Crónicas de Cabimas. Se considera recolector de anécdotas. No es historiador y mucho menos cronista. Pero tiene una habilidad muy particular para redactar las historias que se desarrollaron mientras Cabimas se convertía en ciudad. El auge económico, la nacionalización del petróleo y los sitios de encuentros se pueden ubicar en el portal electrónico.

Cuenta que hace 10 años comenzó a darle forma a la idea de contar desde lo más popular hasta lo más simple de Cabimas. Le encanta escuchar historias en las que incluso hilvana a sus antecesores y quienes con satisfacción cuentan que también han sido pioneros -de cierta manera- en contribuir con la evolución de la localidad. “Cabimas posee innovación y los 80 es una época para recordar”.

Centro comercial La Fuente

A inicios de la década de los 80 se culmina  la construcción del  centro comercial La Fuente. Allí se inauguró el cine en el que muchos vieron películas como Menudo, ET el Extraterreste,  Gasparín, Pocahontas, El Rey León, Jurassic Park, Power Rangers, Twister, Godzilla y muchos otros largometrajes. Hace 16 años ya no hay cines en Cabimas.

Apartamentos Gran Sabana

En 1982 comenzó la construcción de Gran Sabana; sin embargo, con la bancarrota del Banco de los Trabajadores de Venezuela (BTV) en 1983 luego del Viernes Negro, se suspendió su construcción hasta 1987, cuando recomenzó y fue inaugurado en 1988, al igual que los conjuntos residenciales Villa Delicias, Playa Verde, Ambrosio y Copaiba.

UNERMB

En 1983 es fundada la Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt (UNERMB), establece su sede inicial en el antiguo hospital en el sector Punta Icotea hasta la construcción de su sede principal en el sector Los Laureles.

LUZ para Cabimas

En 1987 se construye el nuevo edificio de Ingeniería de Cabimas y el edificio del programa de Ciencias Económicas y Educación de la Universidad del Zulia.

Los rumbones

El Club Lago La Salina,  Club La Salina y Club de Fuerzas Armadas de Cooperación (FAC) se convirtieron en escenario para recibir a las orquestas, cantantes y artistas del momento. Se celebraba el debut de las quinceañeras y eran los sitios más concurridos. La FAC desapareció, en el lugar construyeron el Centro de Diagnóstico Integral Las 40.

07 de Junio de 2013
Crisbelis María Salas / Cabimas / noticias@laverdad.com

Pedro Oporto



Pedro Oporto nació en  Barcelona, estado Anzoátegui, el 8 de julio de 1902. A la edad de ocho años perdió a sus padres y quedó al cuidado de una tía.

Ccorriendo el año 1912 recibió consejos y orientación de un viejo pintor francés supuestamente apellidado Perrouguet, quien cada tarde recibía a este muchachito menudo y tímido en donde funcionaba su desordenado estudio. También a temprana edad se dedicó a tallar la madera y a los 12 años elaboró un Cristo Negro que regaló a la iglesia del pueblo y del cual él mismo señaló en una entrevista al diario Panorama (1) desconocer su paradero definitivo.


De esa época recordaba Oporto su disposición a dibujar a algunos personajes de su pueblo. Así fue como en plena época gomecista elaboró un retrato del Gobernador de Anzoátegui y este le regaló 20 bolívares, el primer pago formal que recibió por una obra suya.

No obstante, alguien con su sensibilidad no era persona de quedarse en un solo lugar a la espera de que los tiempos cambiaran. Movido por su afán de lograr mejores condiciones de vida, en su adolescencia viajó a Ciudad Bolívar, donde luego de pasar diversas penurias fue acogido por la familia Larrazábal Ugueto. De allí se trasladaría a Caracas, con 18 años de edad, en búsqueda de mejores oportunidades de vida.

A principios de la década de 1920 se inscribió en el Círculo de Bellas Artes y por un corto periodo recibió formación artística, la cual no pudo seguir debido a la falta de recursos económicos. Atrás quedó la esperanza de un viaje a París para continuar sus estudios de pintura, ante la falta de concreción de una beca o de apoyo oficial.

En esos años se dedicaba a diversas actividades para sobrevivir: decoró zaguanes en las casonas de El Paraíso y algún amigo le consiguió la oportunidad de hacer dibujos publicitarios para la Litografía El Comercio.


Al referirse a este periodo en la vida del pintor, la educadora y ensayista Nancy Noguera expresó en un folleto dedicado a Oporto: “Caracas era una ciudad complicada y difícil para un joven soñador con muchos proyectos en la cabeza, pero sin dinero, tímido y con muy pocas relaciones. Por ello, tres años más tarde se marcha a probar suerte en Maracaibo y se inscribe como parte de la tripulación del vapor “Progreso”, con el que recorre las Antillas”. Más tarde llegaría al grado de contramaestre en esa misma embarcación.

Mientras tanto, en el occidente del país, la fiebre del Oro Negro emergía con furor en el estado Zulia. En 1922, el reventón del pozo Barrosos II en Cabimas despertaba la codicia de las potencias mundiales y el interés de un pueblo, carente de oportunidades para el desarrollo social, que vio en la industria petrolera su esperanza de progreso.

Viviendo en en Zulia, Pedro ejerció otros oficios para ganarse la vida y así se desempeñó como herrero y electricista en las transnacionales de la época, la Creole Petroleum Corporation y la Mene Grande Oil  Company.

Ya establecido en Cabimas, tierra agreste que vive a espaldas del petróleo explotado por intereses foráneos, desarrolló algunas habilidades que le permitieron su sustento en el futuro: estudió por correspondencia mecánica dental y fotografía, ambos oficios por los que sería ampliamente conocido. Un técnico norteamericano le traducía las enseñanzas que le llegaban del Instituto de Filadelfia.

No dejó de pintar en ese tiempo, pero esto ya no era su objetivo principal. Mantuvo una constante necesidad de conocimiento, algo que ratifica la abogada Flor Romero, quien fungiera como directora del Instituto Municipal de Cultura y Bellas Artes en Cabimas (IMCBA) en un artículo publicado en Panorama (2): “lee todo cuanto cae en sus manos, se hace miembro de la Logia Masónica de Cabimas, aprende a tocar el arpa…”. Aquí instaló su gabinete dental, donde confeccionaba prótesis; y un estudio fotográfico, de los primeros reconocidos en la localidad, los cuales se encontraban ubicados por los alrededores del cementerio viejo de la ciudad. Paralelamente, continuaba con su labor artística, ya acompañado por Mélida Padrón, con quien se casó en 1926  y estableció una sólida familia en la que procreó cuatro hijos:Edicta de García, quien también se dedicaría a la pintura; Alfonso; Nelly de Salazar y Pedro.

"El Romántico" de Pedro Oporto.

La labor pictórica de  Oporto es consistente a lo largo de estos años. Él mismo afirmaba: “Yo no soy pintor, yo nací con la pintura”.  Su imaginación alzaba vuelo y con sus mínimos conocimientos, casi un autodidacta, pintó cuadros simbolistas como La realidad de la vida, fechado en 1943, en el cual presentaba una mujer desnuda acostada sobre un libro abierto y rodeada de osamentas; La Primavera, también de ese mismo año, mostraba a una mujer de larga cabellera, al estilo de las antiguas diosas greco-romanas, en un entorno de vegetación y flores. En Visión recreaba un sueño de juventud en el cual su madre muerta se le aparecía cuando se encontraba acompañado por su tía. Para la Logia Ricaurte No. 82, de la cual formaba parte como masón, pintó un retrato del General Rafael Urdaneta.

En 1947 se atrevió a montar una exposición de sus obras en el local de la farmacia de Víctor Romero Galué, según él mismo lo manifestó a Jesús Prieto Soto, información recogida en el libro Cultura y Petroplástica Costa Oriental (3).

El trabajo artístico de Pedro Oporto ha sido clasificado por lo general dentro de la corriente del arte popular venezolano, antes marginado y cuya visibilidad fue recuperada a partir de la década de 1970. Quien pretenda buscar en él los rigores de la pintura academicista se encontrará con una obra apartada de la perfección clásica, si bien el artista toma de esta fuente con las limitaciones propias de alguien no formado apropiadamente en las escuelas de arte de la época.

"Ninfa" de Pedro Oporto

Prieto Soto lo consideraba como un “copista y pintor autodidacta. Los temas simbólicos los llevó a la tela con una técnica realista, que recuerda la pormenorización de los pintores primitivos, y detrás de la cual se plasma una intensa cualidad poética”

Para el periodista y crítico de arte Sergio Antillano, Oporto “pintó el sentimiento, el mito, el amor, el pecado capital y la aventura solo para que recordemos”. Por su parte, Nancy Noguera, en su artículo Arte popular en Venezuela: raíces y vigencia (4) es más precisa:

"Las Espigadoras"

Como hombre polifacético, entre sus amigos Pedro se hizo famoso por sus habilidades como prestidigitador y en más de una ocasión presentó un espectáculo de magia ante maravillados asistentes. También fue un inventor popular y entre sus creaciones se encuentran un candado de combinación, una alarma de vibraciones y una cámara de revelado fotográfico, las cuales lamentablemente nunca fueron patentadas.

Si bien la obra de este creador siempre fue apreciada por quienes le conocían, es a partir de la década de 1970 cuando su labor es mayormente reivindicada y reconocida. Por ejemplo, en ocasión del famoso Congreso Cultural Cabimas 70, el médico y artista conceptual Carlos Contramaestre organizó una exposición con pintores locales, en la cual mostraron sus producciones Rafael Chirinos, Emilia Navarro, Rafael Vargas, Pedro Oporto y Edicta Oporto de García, su hija. En esa ocasión, mostró las pinturas Sueño de Libertad, la Santa Cena, Tinieblas, Acacia y Visión.


En 1979, luego de la toma de la Escuela de Artes Plásticas de Cabimas, la directora del Instituto Zuliano de la Cultura, Lía de Bermúdez, anunció el cambio de nombre de dicha institución. Así, a partir del 2 de abril de ese año se llamaría Escuela de Artes Plásticas Pedro Oporto en lugar de Vitaliano Rossi, como un justo homenaje a la figura del pintor popular.

Un mes después, el 21 de mayo de 1979, el Centro Filosófico del liceo Hermágoras Chávez en Cabimas organizó el evento Nueve hombres y un propósito después de El Chorro, el cual era una manera de mostrar que en nuestra ciudad no solamente se producía petróleo y calor, sino también artistas, a pesar de su estado deprimente. “Somos seres que tenemos mucho que dar, seres que a pesar de las privaciones pueden pintar cuadros como todos esos que ustedes aprecian aquí”, afirmó en el acto inaugural José Gregorio González, presidente del centro. Entre los homenajeados no podía faltar Pedro Oporto.

Luego, entre el 1 y 8 de julio de 1979, se efectuó la única retrospectiva que se ha hecho del pintor, organizada en un espacio del entonces Centro Comercial Borjas, en la carretera H en Cabimas. Esta muestra, que recogía sus creaciones de los últimos 40 años, así como sus inventos y demás creaciones, contó con Flor Romero, Agustín Prieto, Abimelet Pinto, Alix Guerra y Edicta Oporto de García como organizadores, constituidos como Comité Pro Rescate del Arte Popular. Sergio Antillano, entonces director de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Zulia, estuvo presente y habló acerca de la trayectoria del homenajeado.

Oporto estaría presente también en el II Congreso Cultural Cabimas 80-81, con el cuadro titulado Sueños de Libertad, el cual presidió la exposición montada en los salones del IMCBA el 5 de diciembre de 1980.

Entre el 23 y el 30 de octubre de 1981, el Instituto Municipal de la Cultura y Bellas Artes de Cabimas, bajo la gestión de Flor Romero, ofreció una exposición colectiva titulada Los Pintores Populares y el Infierno Petrolero, en la cual Pedro Oporto compartió espacio con otros creadores populares como Rafael Vargas, Luis Alberto Sánchez, Rafael Chirinos y Ángel Benito Pirela.
A sus 80 años, todavía se mantenía visible en los actos culturales locales y presto acudió a la inauguración del I Salón de Pintura Lagoven Costa Oriental el 30 de noviembre de 1982, donde posó junto a Emerio Darío Lunar y Margarita Soto, en un encuentro muy significativo para la cultura cabimense.

El 28 de diciembre de 1984, a los 82 años, falleció el artista popular, el creador permanente, el que hizo de la tierra petrolera su última parada y morada, pero sobre todo el hombre inquieto que no supo limitarse ante las circunstancias que rodearon su vida. Ese mismo año, la galería Malú Fuenmayor de la Secretaría de Cultura del Estado Zulia, presentó una muestra de algunas de sus obras, aquellas que se conservaban en el entorno familiar. Tres años más tarde, el Museo de Petare presentó la exposición Color y Calor de Cabimas, en homenaje póstumo a Oporto y Rafael Vargas(6).

Como colofón y para ratificar la percepción que se tiene de que su producción artística fue subvalorada por la crítica y el público en su momento, es muy esclarecedor el comentario del crítico de arte Roberto Guevara, quien calificó a Pedro Oporto como un “artista singularísimo, extravagante y original florecido a la sombra de las más peculiares circunstancias y con una suerte tercamente ingrata. Casi toda la obra perdida, destruida y sin ubicar. Como el retrato de general gomecista por el que le obsequiaron veinte bolívares. O las diosas del Art Noveau borradas por un inclemente aguacero cuando fueron olvidadas en el patio. O peor aún, por los cientos de trabajos que pasaron de mano en mano, todas indiferentes, todas despectivas, hasta conducirlos al más absoluto de los destinos: la destrucción.”

José Gregorio Marcano
mundoparnasiano.blogspot.com





Flor Romero

Flor Romero y su Esposo

Flor María Romero González, nació en Quisiro el siete de diciembre de 1934. Obtuvo el título de abogada en la Universidad de Los Andes en 1958 y el mismo año el doctorado en derecho en la misma universidad.

Flor Romero es considerada por muchos como una de las más importantes conocedoras y propulsoras del arte en Venezuela. Además desarrolló una destacada labor como promotora cultural en varias ciudades del país: Cabimas, Maracaibo, Caracas, entre otras.

Su gestión es reconocida como directora del Instituto Municipal de Cultura y Bellas Artes de Cabimas desde 1980 hasta 1989, desde donde tuvo la feliz iniciativa de aupar la creación del Museo de Arte Popular Salvador Valero de Trujillo, este último al lado del antropólogo Francisco Prada, siendo asesora permanente hasta su muerte. 


Fue presidenta del movimiento “Los Poderes Creadores del Pueblo Aquiles Nazoa” en el municipio Bolívar y del Comité de Solidaridad en Nicaragua hasta la caída de Somoza, mientras trabajó en música, teatro y artes. Participó en infinidad de actividades culturales y organizó numerosas exposiciones de destacados representantes del arte popular. Fue miembro de la Comisión Presidencial del Bicentenario del General Rafael Urdaneta en 1987-1989, ambos en el municipio Bolívar. También fue fundadora del Museo Bárbaro Rivas de Petare en Caracas.

Flor Romero fue una de las personas que más le ha dado a los artistas de la ciudad de Cabimas, donde había fijado residencia y una de sus últimas intervenciones públicas fue en la inauguración del Museo Margarita Soto de la misma ciudad.

Hoy una de sus salas expositivas lleva su nombre, así nos lo hizo saber la pintora Elsie Arratia, hija de Margarita Soto. Desde esa misma ciudad de Cabimas participó activamente en la organización del Congreso Cultural “Cabimas 70”.

El Zulia Plural.

Libro “Cabimas Kupaiwa 350 a.C. – 1960”



Libro “Cabimas Kupaiwa 350 a.C. – 1960”
Autores: Carlos Medina y Alberto Fernández
 Editorial Busaca, Maracaibo. 2011. Páginas: 335.

jueves, 12 de enero de 2017

Libro Cabimas Memorias de un Pueblo Petrolero


Cabimas: Memoria de un Pueblo Petrolero, un texto que está dedicado a la memoria anecdótica de la ciudad petrolera, realizado por Dionisio Brito y Jorge Luis Barboza, los encargados de recopilar este majestuoso acontecer que nos lleva a conocer más de esta urbe oriental.


Cabimas: Memoria de un Pueblo Petrolero, constituye un importante aporte para la historia de nuestro estado, tanto por las imágenes, como por los textos «en virtud de que permite comprender la evolución geohistórica del municipio. El mismo tiene como principal destinatario a la nueva generación de lectores, que pueden apreciar el legado que dejaron los antepasados que construyeron la ciudad, elevando así el sentido de ser cabimenses.
Los compiladores
Dionisio Brito es profesor titular de la Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt. licenciado en Educación, mención Ciencias Sociales, área Historia. Magíster Scientiarum y doctor en Ciencias Políticas por la Universidad del Zulia. Investigador invitado de la Universidad Complutense de Madrid y profesor visitante en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), sede México. Docente-Investigador adscrito al Centro de Investigaciones Educativas y al Centro de Estudio Histórico y Culturales del Programa Educación Unermb.
Jorge Luis Barboza es profesor asociado de la Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt, programa educacional adscrito al departamento de Lengua y Literatura. Licenciado en Letras, mención Letras Hispánicas en la Universidad del Zulia. Magíster Scientiarum en Docencia para la Educación Superior (Unermb). Investigador del Peii-A. Autor de libros sobre estrategias de Lengua y Literatura y de una colección sobre comprensión lectora para primaria. Editor y cuentista.


lunes, 2 de enero de 2017

Blog Cantantes de Cabimas

Les recomiendo este Blog

Cantantes de Cabimas



https://cantantesdecabimas.blogspot.com



viernes, 30 de diciembre de 2016

Leonardo Oporto. Músico de Cabimas




Leonardo Oporto, compañero de bachillerato en el Colegio El Mundo de los Niños,  que empezó en medicina, y la dejo por su pasión, la música, se mudo a España, luego a Estados Unidos. Vivía en la Av. Andrés Bello cerquita del edificio Playa Verde. Su mamá laboraba en la catedral de Cabimas. 



 Aparte de músico, un dibujante genial. Guitarrista, Compositor y Productor Musical.

Autor de "Cantando Recuerdos" Interpretada por Cecilia Todd. Ha escrito y arreglado música venezolana.


"Cantando Recuerdos"
Autor: Leonardo Oporto





"Hasta que vuelvas"


Merengue venezolano de Leonardo Oporto

Arreglo: Leonardo Oporto



Como compositor y productor ha trabajado en proyectos de diferentes estilos musicales en Venezuela, Estados Unidos y España.

Ha participado en Festivales de Jazz en música contemporánea en varios países de América y Europa.

En 2014, participa como compositor en el álbum de la agrupación C4 Trío Ganador del Premio Grammy Latino a mejor Álbum de ese año.

Ha trabajado como docente durante más de 20 años en colegios y academias en Venezuela, Estados Unidos y España.






Canción "No More"
Autor Leonardo Oporto

Entre otros temas esta:
"La llegada de la paz" que fue interpretada por Guaco
"Decime cuanto me quereis que yo te quiero mucho más, venimos anunciando la llegada de la paz. Una esperanza está naciendo en los que quieren de verdad vamos cantando una plegaria al que nació en la Navidad.(Bis) Bendice nuestra tradición, es el…"


Rafael Rangel



Escenario Deportivo Estadio de Cabimas "Victor Davalillo"














jueves, 29 de diciembre de 2016

Los Dulces es una parada gastronómica obligada

A pesar de ser una población pequeña que no aparece en los mapas del municipio Cabimas, el sector Los Dulces es conocido por los costeños y foráneos por ser la parada ideal para quienes desean saciar el apetito y probar algo distinto. Esta agradable población se encuentra en el kilómetro 13 de la carretera Lara-Zulia. 

Sopas, guisos, arepas peladas, chicharrón, cachapas, carnes, quesos y un centenar de dulces son algunas de los platos de comida que ofrece esta famosa parada que abarca unos 500 metros de vialidad en una fila de al menos 170 puestos. Se puede decir que ésta es la razón que detiene a transportistas, camioneros, familias y a cualquiera que desee y quiera darle un gusto distinto a su paladar.

Durante 25 años del sector, los vendedores han formado una fama indiscutible. Omar Castillo, transportista, destacó que por dos décadas  transita la vía. En cada uno de sus recorridos guarda el recuerdo de cómo los habitantes de la localidad y extrajeron levantaron la plaza que ofrece las mejores comidas criollas y dulces de la Costa Oriental del Lago. 

A cualquier hora

La jornada inicia desde las 4.00 de la mañana cuando los propietarios de cada kiosco inician la preparación de los alimentos y acomodan el lugar. Luciana Méndez, una vendedora, afirma que hay personas que llegan a pedir un plato de comida a esa hora.

Luciana Méndez, quien trabaja en un puesto de comida, resaltó que ha atendido clientes que llegan a las 5.00 de la mañana y piden un plato de comida pesado. “Estas personas pueden pasar hasta 10 horas seguidas manejando esperando hasta este punto sólo para comer y además llevarse unos dulcitos a su casa de regreso”. 

Pequeños vendedores

A la plaza de comidas criollas y diversidad de dulces se suman los pequeños vendedores. Quien transita la vía puede apreciar a un grupo de al menos 20 niños y adolescentes que desde tempranas horas de la mañana se apuestan en el medio de la interestatal para promocionar sus productos.

Sueros, cremas de leche, paquetes de paledonias guindando de un palo que reposa sobre los hombros es parte de la mercancía que los jóvenes se dedican a promocionar a todo el que circula por la troncal.  “No hay un lugar mejor para vender que éste. Nadie se resiste ante tantos dulces”.

Israel Vicuña, profesor e historiador de Cabimas, resaltó que la tendencia a la venta de dulces es una herencia del vecino estado Falcón que se sembró en el kilómetro 13. Los residentes y foráneos que fabrican dulces caseros abordaron la vía para ofertar sus productos. Desde entonces la población adquirió el seudónimo “Los Dulces”, haciéndole honor la actividad económica que se desarrolla en la población.

Troncal averiada

Así como tiene sus beneficios, el sector Los Dulces también tiene sus debilidades y la vialidad es una de ellas. Los 98 kilómetros de carretera que comprende la Lara- Zulia están colmados de baches, huecos, grietas que no dejan no permiten a los conductores desplazarse con seguridad y hasta ocasiona accidentes.  El sector no escapa de esta irregularidad.  

Población pequeña

El sector Los Dulces está ubicado en el kilómetro 13 de la carretera Lara-Zulia, pertenece a la parroquia Punta Gorda de Cabimas y tiene una escasa población de mil habitantes. El 70 por ciento de ellos se dedica a la venta de comidas criollas y dulces.

Para escoger

Dulces

· Conservas de coco, piña, lechoza, leche y guayaba

· Paledonia

· Hicacos

· Toronja

· Calabazate

· Miel de abeja

· Besitos

· Cocadas

· Dulces de frijoles

· Turrón de ajonjolí

· Iguana en coco.

· Cachapas con chicharrón frito

Platos criollos

· Chivo en coco

· Parrillas

· Carne en vara

· Arepas peladas

· Chicharrón

· Cachapas

Maria Carlota Marval
Diario La Verdad 13/10/2012


sábado, 24 de diciembre de 2016

Cabimas y Su historia Documental






Calles tradicionales de Cabimas

En la Cabimas de ayer no faltò el ingenio para ponerle apodos  a las calles, callejones y esquinas ¿no te acordaìs? Me dejàis en la esquina del Dividive que quedaba en la carretera "J" cruce con avenida Intercomunal. 

Ambrosio y el Casco Central trascendiò las fronteras de esta regiòn con la calle del Hambre ubicada al frente de la Intendencia Municipal, la calle de las Mandocas lo que hoy es la calle Miranda con avenida Miraflores.  

En el sector Ambrosio  la calle Democracia la llamaban la calle de la Amargura y sus transversales  se conocìan por los siguientes nombres: calle Las Muñecas, calle Los Sapos, calle Los Bagres, calle LosCachos y Los Mojones.

Para ponerle esos apodos los cabimenses y gente de otras regiones del paìs utilizaban la creatividad y le asignaban su respectivo nombre como anillo al dedo. Entre la calle Miranda y Rosario ha existido ventas de comidas hasta altas horas de la noche, de allì sale la calle del hambre.  

En la puerta principal de la Shell se aglomeraban infinidad de vendedoras y vendedores de Tierra Negra y en Centro la mayorìa corianas y vendìan principalmente mandocas con queso .  

En la calle Democracia siempre  fallaba la luz y decìan esto es una amargura . En Ambrosio habìa un señor que tenìa puras hijas hembras y se llenaba la boca diciendole a todo el mundo mis hijas son unas muñecas .

Otro que criaba bagres y asì sucesivamente. La calle de los Brujos en Delicias Nuevas, la famosa calle de los  Burros , entre las Urbanizaciones Concordia y Amèrica . 

En relaciòn a los callejones detràs de la Facultad de Ingenierìa de LUZ-COL, el callejòn se llamò primero los Zamuros porque cerca habìa un matadero de reses y llegaban muchos zamuros y luego el Salvaje, por el sector habìan muchos tugurios y se formaban muchas rellertas.

En el sector La Vereda, los callejones El SacoEl Chispero El Matapalo. Otros callejones el Pavito, el Bregador entre otros.   
L
as esquinas màs famosas de Cabimas son:  la esquina Caliente, la esquina del Petrolandia, la esquina del Molino Rojo,  la esquina El Paìs, la esquina de Los Vagos, la Popular, de La LeyLas Cinco Bocas, Las Cuatro EsquinasEl Boton de Oro.

   Ademàs hay calles con nombres de paises: ArgentinaColombiaChileEcuador. Nombres de estados: Zulia. De polìticos, Alberto Carvevalli

     Para finalizar,en cada apodo esta impresa una espontaneidad que le dio vida de las acepciones màs singulares y ocurrentes a estos lugares aùn existentes y recordados. Asì era la Tradiciòn de las Calles de Cabimas.

Autor: Sotero Pino Roque.
            El Cronista Digital del Siglo XXI
            y las Redes Sociales

Fiestas Folclòricas y Patronales de Cabimas

En Cabimas en 1842 existìan 2 cruces misioneras, una en La Rosa y la otra en Ambrosio.  La festividad de la Cruz de Mayo fue traida a esta parte del continente americano, al igual que otras celebraciones tradicionales, por los sacerdotes y conquistadores españoles quienes conmemoraban el 3 de mayo.

En Cabimas se hacìan actos en su honor en distintos lugares de Cabimas: La Rosa, Ambrosio, Punta Icotea, Tierra Negra y Corito.

Las cruces se encuentran en sitios pùblicos, se adornaban con flores y papeles de colores.  Durante esta fecha, cofradìas, y particulares preparaban altaares donde se colocaba la cruz y se ofrendaba con flores y cirios encendidos como una tradiciòn que impusieron los españoles.  Era arraigada en el imaginario popular, que convirtieron la devociòn española en las Fiestas de la Cruz de Mayo.  Estas fiestas desaparecieron en los años setenta.

El alcance  social es rendir culto a la naturaleza y entrada de la primavera.

     7 DE OCTUBRE  DIA DE LA VIRGEN DEL ROSARIO/27 DE DICIEMBRE 6 DE ENERO SAN BENITO:

     Se deben desmontar esas falsas historìas  de que la Virgen apareció en una Naveca, que no se sabe como llego, que a San Benito se lo entregaron a la familia Antunez.

     Las imagenes fueron traidas por los españoles no por esclavos africanos,  ya San Benito era un santo oriundo de Italia y la Virgen del Rosario de España.  Se tiene que enderezar esa joroba de la historia porque eso es falso de toda falsedad. Al igual que la historia de San Benito que cerro el pozo de Los Barrosos, se cerro por los técnicos  en perforación al introducirle arenas de perforación. Eran técnicas pocos desarrolladas en la época. Hoy eso no sucedería que un pozo este diez días chorreando petróleo hacia el cielo porque se le aplica el arbolito.  Eso sì, se respetan los comentarios, leyendas, fabulas, creencias  que enriquecen las creencias populares. Eso forma parte de la vida de los pueblos. No se puede ir en contra de eso ya que la biodiversidad es muy clara.

     El Alcalde Hernàn Alemàn decretò dìa de jubilo municipal ese dìa (2002). Se realizan actos litùrgicos y festividades populares.

     Las fiestas de San Benito son las màs grandes de la ciudad de Cabimas. Hasta existe un Mueso Itinerante San Benito dirigido por el Licenciado Regulo Rincòn de la Universidad Rafael Marìa Baralt.

Sotero Pino Roque
El Cronista digital de Cabimas.
http://spinoroque.blogspot.com.co/2012/02/fiestas-folcloricas-y-patronales-de.html

Costumbres y Leyendas de Cabimas

Las costumbres y leyendas cabimenses conforman nuestras manifestaciones socioculturales que viene desde la època indigena, pasando por la rural, petrolera y llegar hasta hoy la urbana.

Las costumbres de Cabimas fueron de tipo familiar, vida diaria, linguìstico y costumbrismo y las  leyendas los sucesos, apariciones y relatos.  Las costumbres de tipo familiar se remontan a la època primigenìa casàndose los miembros de una misma familia  con nativos cabimenses,  la vida diaria era ejemplar, estricta, rigida y respetuosa.  Las actividades de subsistencia se caracterizaban por el corte de madera, crìa de animales y la pesca.

En lo linguìstico el denotar y connotar se caracterizaba por el "voz" y expresiones como "confiro primo tanto tiempo sin verte añales primo añales" entre otras expresiones y el costumbrismo aparece con los narradores de cuentos, cantores, escritores y cronistas.
                                     
Las  leyendas se caracterizan por la existencia de dos corrientes:  la corriente del indio venezolano y la del medioevo español.  De los aportes de los indigenas nos viene la creencia en espìritus antropomorfos, habitanates de parajes  encantados como el Lago de Maracaibo, cementerios , montes y caminos.

Del medioevo español propagó creencias pagano-cristiana tales como el diablo, el judío errante, las animas, los duendes, la sayona.  De Guinea  nos vinieron la brujería, el amuleto y la "virtud",  conformándose el contexto socio-econòmico-cultural del misticismo afro-venezolano.

Con la apariciòn de la luz elèctrica y el petròleo por los predios de Cabimas y la inmigraciòn de gente de otras regiones del paìs y del extranjero, aflora  un nuevo modo de vida y misticismo.

Tenemos que estar claro que en todo el paìs sucediò lo mismo en cuanto a costumbres y leyendas .
La Cabimas de lo autòctono pasa a ser la ciudad de los servicios de la electricidad y la vida en campos petroleros. Cambian las costumbres, se casan las cabimenses con americanos, italianos, chinos y la labor diaria se tecnifica.  En lo linguìstico aparecen nuevas expresiones que no se pueden borrar por resentimiento social como: hijo er diablo, a mundo Coro, alas pues, hello mister, mama mìa, my friend entre otros modismos.  Aparece el àrbol de navidad, San Nicolás que lo quieren desaparecer por asuntos polìticos, el whisky y el brandy.

Nacen leyendas como los espantos de la casa de tejas, el ceretòn de la carretera "L", apariciòn del Dr. Josè Gregorio Hernàndez en Ambrosio, la muñeca que habla de la avenida 32 entre otras leyendas.

Para finalizar, estas manifestaciones socioculturales constituyen una presencia  històrica que se identifica con la vida cotidiana del ciudadano cabimense, la crònica vivirà mientra exista en el hombre la actitud crìtica frente a la realidad de nuestra ciudad.

Autor:  Sotero Pino Roque
            El Cronista Digital de Cabimas y la Costa Oriental del Lago.
http://spinoroque.blogspot.com.co/2012/02/costumbres-y-leyendas-de-cabimas.html

Areperia R-10



Construcción que data de 1.930, comenzó siendo la Comisaría en la época del Presidente: Marcos Pérez Jiménez, fue comprada por el Sr. Michell Tortolani (Italianos) y su esposa Nerina con el propósito de ubicar un negocio de ventas de Arepas peladas y blancas, constituyen hoy una referencia para Venezuela, como un plato típico, pero por problemas de salud, esta pareja tuvo que emigrar a Italia y queda a cargo de la Arepera su hermana Nerina, pero sin embargo fue poca también su estadía en Venezuela, quedando la tradición a manos del Sr. Gaetano Nardelli y su Esposa Alicia Silva y sus hijos, quienes hoy siguen está expresión gastronómica de identidad para el sector y para Venezuela y el mundo.

Publicado por metáfora

EL TRÁGICO CASO DE UNA NIÑA QUE SOLO QUERÍA DIVERTIRSE.



En los años 50, 60 eran pocos los eventos que proporcionaban sana diversión en Cabimas, era ocasional que apareciera un circo o un parque mecánico con sus caballitos, actos de payasos y animales, era entonces cuando uno podía divertirse a lo grande.

Manejar los carros chocones era una novedad, la silla voladora y las demás distracciones eran eventos que muchos disfrutabamos. Contadas personas tenían en esa época un televisor o un radio conque distraerse y pasar el rato.

 Los niños y jóvenes nos las ingeniábamos para fabricar una patineta con rolinera desechadas de talleres mecánicos, o improvisarse un emboque con con un aislante eléctrico, caminar con zancos y sentirse gigante, jugar trompo, metras y una cantidad de juegos ya desaparecidos. Para cada ocasión nos las ingeniábamos, era así como elaborábamos dispositivos de agua para jugar en carnaval y fabricar nuestro disfraz o hacer detonaciones pirotécnicas en navidad utilizando cabezas de fósforos y una bujía de un carro, o un volatín en temporada de vientos.

Echar mano del ingenio era una constante para procurarse sana diversión. Por esa razón cualquier cosa curiosa que llamara la atención y que aparentemente no revistiera peligro alguno, era buena para entretenerse.

En una oportunidad en que una señora proveniente de un barrio cercano se encontraba visitando a una amiga que vivía por la calle el progreso del casco central de Cabimas se suscitó una lamentable tragedia.

La joven señora se encontraba en compañía de su hija menor conversando del lado afuera de una casa que estaba ubicada frente a un terrenos propiedad de la entonces transnacional petrolera Creole Oíl Company.

Los jóvenes de por allí llamábamos a ese lugar las bases, debido a que allí se encontraban cuatro gigantes bloques de concreto donde en una oportunidad sirvieron de soporte a un taladro petrolero.

En ese lugar se encuentran hoy día dos casas, justo al lado del colegio costa oriental y diagonal al bar el margariteño.

En ese terreno había unas tuberías que tenían que ver con un pozo de gas abandonado con una serie de conexiones que invitaban a cualquier niño curioso a montarse sobre ellas como si fuera un caballito de hierro.

La inocente niña le pidió permiso a su madre para curiosear en el terreno mencionado y la madre que ya estaba a punto de marchase la dejo ir mientras ella se despedía de sus amigas sin sospechar que el destino le tenía preparado algo desagradable.

La niña se divertía montada sobre aquella madeja de hierros, cuando de pronto le llamó la atención un olor muy extraño que emanaba de aquellas tuberías, a las que también llamaban arbolito.

Motivada por la curiosidad comenzó a aspirar aquel letal vapor que en cuestiones de momentos le hizo desplomarse al suelo y perder la vida.

La angustiada señora y sus amigas corrieron para socorrer a la niña, pero fue demasiado tarde, nada pudieron hacer. Aquel desagradable suceso había quedado en el más completo misterio y la desesperada madre no tenía consuelo.

Después supimos que aquel mortífero olor era hidrógeno de sulfato H2S, un peligroso gas tóxico que en altas concentraciones es capaz de acabar con un ejército entero.

Aquello quedó así, sin que se supiera de alguna compensación, o indemnización por parte de la petrolera y mucho menos que se estableciera la responsabilidad por aquel fatal suceso. Era obvio que algunos peligros generados por la industria petrolera de entonces no eran debidamente advertidos como en efecto debió haber sido. Las autoridades de entonces no se pronunciaron al respecto y tampoco fueron capaces de obligar a la empresa responsable para que instalara un aviso que previniera un eventual caso similar o por lo menos haber cercado ese terreno.

Ahora comprendo que los niños que jugábamos en ese terreno estuvimos expuesto a un eminente peligro y que solo Dios sabe cómo pudimos sobrevivir.

MEMORIAS DEL PASADO
Relatos históricos de Cabimas.
Nestor Luis Pérez Borjas


domingo, 11 de diciembre de 2016

Primer grupo de rock&Roll Los Thunderbird

En Cabimas nació el primer grupo de rock del país, hacia 1959 “Los Thunderbird”, que luego se convirtieron en “Los Impala”




Eso respondía a la influencia de la música norteamericana y al manejo del idioma inglés en los campos petroleros.

Franco Castellani

Por otro lado, Grandes pianistas se formaron en la calles cabimenses, como Eladio Oduber, quien es un respetado jazzista en Brasil. Francisco Morales el concertista que reside en Holanda. Franco Castellani, quien ha sido director de la banda de José Luis Rodríguez y de la orquesta de Ricky Martin y comenzo como pianisto de la orquesta Billo's.

Armando Clark





Leonardo Oporto

Otro es Leonardo Oporto, bachiller del Colegio El Mundo de los Niños,  que empezó en medicina, y la dejo por su pasión, la música, se mudo a España, luego a Estados Unidos. Aparte de músico, un dibujante genial. Guitarrista, Compositor y Productor Musical.

Como compositor y productor ha trabajado en proyectos de diferentes estilos musicales en Venezuela, Estados Unidos y España.
Ha paticipado en Festivales de Jazz en música contemporánea en varios países de América y Europa.

En 2014, participa como compositor en el álbum de la agrupación C4 Trío Ganador del Premio Grammy Latino a mejor Album de ese año.


Ha trabajado como docente durante más de 20 años en colegios y academias en Venezuela, Estados Unidos y España.










Rafael Rangel